La Ruta de la canela

Las especias, exóticas y misteriosas, siempre han sido muy respetadas. Ingredientes tan insignificantes, y a la vez tan poderosos que han llegado a ser más valiosos que el oro, han movido el mundo acercando culturas. Han estado registradas en la historia y las diferentes escrituras sagradas, y también presentes en nuestras mesas otorgándolas una sugestiva influencia, sirviendo para aliñar nuestros alimentos con sabores lejanos, historias y leyendas.

Ante el floreciente negocio que constituía el comercio de las especias, se multiplicaron los viajes y se estudiaron los mapas, trazando rutas más cortas para llegar a los lugares de donde originaban, el fascinante extremo oriente. Creando así la ruta de la seda y las especias.

La canela, una de las especias principales, era utilizada ampliamente en Asia, y entró en Europa por Alejandría (Egipto). Primeramente, la canela fue usada chupando sus palitos o en infusión como estimulante y como afrodisíaco. Más tarde en Bizancio se la dio a conocer en polvo. Actualmente es un elemento indispensable en cualquier mesa, para la confección de platos, bebidas y repostería.

Hemos elegido la canela, nexo de unión entre oriente y occidente y símbolo histórico y actual del acercamiento e intercambios entre las culturas, como representante de todas las actividades de Hotel La Canela, a caballo entre Asia y Europa.